DE LA ATLÁNTIDA A LAS CUEVAS DE LOS TAYOS

Por Manuel Palacios©

 Un nuevo libro, listo para publicarse, es el legado que Jorge Toral Ordóñez ha dejado para los buscadores de la verdad. Siguiendo con mi compromiso en este 2011. Publicarè extractos de algunos capítulos (En esta entrada, el primero). Agradezco a los hijos de Jorge, Juan Pablo, Jorge (Caño) y Francisco (Curro) por permitirme presentar de forma exclusiva este inédito texto. Espero sus comentarios.

Del libro: DE LA ATLÁNTIDA A LAS CUEVAS DE LOS TAYOS, “Un viaje en el tiempo, de la Prehistoria al Presente” Por Jorge Toral Ordóñez ©

Conocí a Juan Moricz, en diciembre de 1967, me hallaba en Guayaquil publicando el primer número de una nueva revista de amenidades y para su diagramación había contratado los servicios de un periodista y diagramador argentino, del diario “El Telégrafo” residente en la ciudad, llamado Jorge Blinkhorn. Él me había hablado mucho de la llegada de un compatriota suyo, de origen húngaro, nacionalizado en la Argentina, un científico connotado, profesor de la universidad de Buenos Aires, arqueólogo y espeleólogo, que traía interesantísimos descubrimientos de un mundo subterráneo en nuestro oriente ecuatoriano.

Pedí conocerlo y concretamos una entrevista en una cafetería central de la ciudad, fue en la legendaria cafetería “Costa” de Nueve de Octubre y Boyacá, a las dieciocho horas de una calurosa y llovida tarde, del mal llamado invierno del trópico ecuatoriano.

Alto, por lo menos un metro ochenta y cinco, de complexión atlética, cabello entrecano, alrededor de cuarenta años, ojos azules de mirada intensa, de hablar calmado y más bien parco, conversamos hasta tarde, le entendí que había llegado a Ecuador a legalizar un descubrimiento que lo había realizado hace ya algún tiempo, al localizar en nuestra selva amazónica la principal entrada a un mundo subterráneo, que a través de enormes túneles, recorría hasta las profundidades del “Mato Groso” en Brasil, se ramificaba hasta el norte de Argentina y otro ramal salía a Manchu-Picchu en Perú y el lago Titicaca en Bolivia. Escuchar esto por primera vez resultaba poco menos que fantástico, recuerdo de aquella tarde, haber bombardeado a Moricz con todo tipo de preguntas, las que en su mayoría no obtuvieron respuesta. Moricz era persona que hablaba muy poco y no tenia ningún interés en discutir y menos aún convencer a nadie de sus teorías o descubrimientos, de todos modos, quedé hondamente impresionado por aquel inicial relato.

 El presidente Velasco Ibarra.-

En esos días me dijo debía viajar a Quito, a entrevistarse con el por entonces presidente José María Velasco Ibarra que era su amigo personal, se habían conocido en la universidad de Buenos Aires.

En aquella época el presidente Velasco, desempeñaba por quinta vez la presidencia del Ecuador, cada vez que terminaba su gobierno, el viejo caudillo regresaba a Buenos Aires donde residía y desempeñaba cátedra en la universidad Bonaerense, estaba casado con la dama Argentina Doña Corina del Parral, Juan Moricz tenia la cátedra de Arqueología en la Universidad Porteña, siendo una autoridad como egiptólogo y sumerólogo.

 De manera que el Presidente Velasco Ibarra, sabía desde Argentina los descubrimientos espeleológicos de Moricz, que en sus fases iniciales los realizó en compañía del no menos famoso espeleólogo vasco-argentino, Julio Goyen Aguado.

Las primeras pistas en Argentina.-

En las provincias de Jujuy y Salta al noroeste de Argentina, descubrieron una de las entradas a este fabuloso mundo subterráneo que se ramifica por buena parte de Sur América.

Gracias a sus profundos conocimientos lingüísticos y criptográficos, Moricz pudo descifrar grabaciones que a manera de ideogramas y pictogramas y en una suerte de alfabeto cuneiforme, realizados sobre piedras y láminas metálicas encontradas en las profundidades de estas cuevas Argentinas, hablaban de las enormes dimensiones de este muy complejo mundo subterráneo.

Es así, como Moricz pudo determinar que la principal entrada al mismo, se hallaba en la región selvática del oriente ecuatoriano, ubicada en la confluencia de los ríos Santiago y Coangos.

 Ecuador, el descubrimiento.-

Con esta certeza, viajó luego a Ecuador donde llegó por primera vez en enero del 65 y empezó a realizar sus investigaciones en la selva oriental ecuatoriana, comprobando por sí mismo, la veracidad de los datos obtenidos en las cavernas argentinas.

Conocía el dialecto”ashuara” que hablan los indígenas de la amazonía ecuatoriana, por lo que no le fue difícil ganarse el respecto y la amistad de las tribus amazónicas y con la ayuda de su cacique ”Nayambé” logró llegar a la entrada, de la que sería denominada “Las Cuevas de los Tayos”.

Estuvo varios días recorriendo el interior de los túneles, descubriendo y verificando todo lo relacionado a este asombroso complejo subterráneo.

El descubrimiento lo realizó a principios del año 66 – reservándose por obvias razones –la denuncia y protocolización del mismo, para los días previos a la expedición oficial que haría legítima su autoría, es así, que tres días antes de la expedición, el día 22 de julio de 1969 y en compañía de su abogado, el Dr. Gerardo Peña Matheus y en la ciudad de Guayaquil, en la notaría número 4, protocolizó y elevó a escritura pública, el objetivo y autoría de su descubrimiento.

Mi trabajo con Moricz.-

Entre los meses de diciembre del 67 que lo conocí y febrero del 69 que fuimos a las cuevas, tuve oportunidad de realizar con Juan Moricz diferentes actividades relacionadas con sus investigaciones, ya que a medida que lo iba conociendo, mas me interesaba por lo suyo, es así que en el primer trimestre del 68, colabore en su monografía “El Origen Americano de Pueblos Europeos”.

(En la foto de la portada se lee la dedicatoria: A mi mejor colaborador Jorge Toral O., Con agradecimiento a su desinteresada ayuda que facilitó la edición de este estudio. Con sincero aprecio y Amistad. Juan Móricz)

—————

Con esto concluye el extracto del primer capítulo .

Para quienes les interese la monografía “El origen Americano..) En esta dirección pueden descargarlo

https://tayoscave.wordpress.com/2009/03/02/el-origen-americano-de-los-pueblos-europeos/

Categorías: Uncategorized | 6 comentarios

Navegador de artículos

6 pensamientos en “DE LA ATLÁNTIDA A LAS CUEVAS DE LOS TAYOS

  1. Hola Soy Espeleologo, quería saber si me pueden dar las coordenadas de las cavernas de los Tallos. parece muy prometedor.

  2. INTERESANTE. HAY QUE HABLAR AL RESPECTO…PERO ACÀ ES OTRA HISTORIA, SER ESPELEOLOGO TE SERVIRÁ UN 20%…EL RESTO ES NETAMENTE SUPERVIVENCIA Y RESISTENCIA ENTRE OTRAS COSAS ANTES DE LLEGAR SIQUIERA A LA ENTRADA

  3. Ricardo

    Hola, queria saber si ya se editó el libro del señor Jorge Toral Ordóñez y en que país. Muchas gracias

  4. manuel, lo de supervivencia se arregla..estamos preparados..para todooo…jajaja Podemos ponernos en contacto y aventurnos a lo desconocido. Un abrazo. Saludos Diego.

  5. Daniel Martirossian

    Estimado Manuel, podrías darnos noticia sobre la eventual publicación de este libro de Toral Ordóñez? Muchas gracias.

    Me gustaría también que me escribieras a mi correo, para poder platicar con tranquilidad sobre este tema apasionante.

  6. Leandro

    Tanto en una entevista al señor Palacios que pude disfrutar en youtube como en este articulo se menciona el norte argentino. Me interesaria poder tener mayor informacion sobre las cueva en Salta y Jujuy. Resido en Salta. Saludos. Leandro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: