Móricz, Ecce homo

20 años de la partida de un sabio

© Manuel Palacios Villavicencio

 

“Juan Móricz rompió el molde de los investigadores extraordinarios y su genialidad desbordante lo condujo a descubrir el origen americano de la lengua madre de todas las lenguas, el verdadero orìgen de los Magiares’, el mundo subterráneo de América, la navegación interoceánica de los pueblos precolombinos  americanos, la cuna de las culturas antediluvianas, y el centro de difusión cultural de América y del mundo situado en los territorios de la  actual República del Ecuador”                        

– Dr. Gerardo Peña Matheus  –

 

Juan Móricz nació en Horvatnadalja(1), Provincia de Vas (Hungría) el 20 de Febrero de 1923. Cumpliría 88 años en este 2011. Llegó a Argentina luego de la II Guerra Mundial, con claros indicios de la existencia de un mundo subterràneo en América.  Traía consigo un impresionante bagaje de conocimientos esotéricos, etnográficos y linguísticos, fruto de un precoz interés en estos temas; interés que sería acrecentado años después con la vinculación a grupos esotéricos y místicos húngaros entre ellos Paál Zoltan, quien místicamente reveló El Arvisura, cuya historia comienza en Ataisz que, según las descripciones sería Mu, Lemuria, Ilamuridesam o  Austerría, de donde salieron 24 tribus Magyares a diferentes partes del mundo; comandadas por los reyes Koszco (similar a Cuzco) y  Bela (como los “belas” de los que hablaba Móricz); para norteamérica iría el rey András. Esto explicaría la uniformidad  linguística de algunas de las llamadas “lenguas aisladas”; como el magyar, el algonquino, huave,  purépecha,   uru,  Tsafique, chapalachi,  euskera, shuar, etc.

 

Justamente sus estudios  en la obra de Florencio de Basaldúa y Elordigoytía, lo vincularían al vasco Julio Goyèn Aguado quien se convertiría en amigo de Móricz.   Basaldúa acuñaría el nombre Austerría, “muy al sur” (2), para denominar este continente hundido en las aguas del Océano Pacífico  que comprendía desde India hasta la cordillera de los Andes y era cuna de la raza roja quienes emigraron hace aproximadamene 80.000 años para establecerse en diferentes lugares alrededor del mundo.

Móricz continúa una aguda investigación cuyas conclusiones serían expresadas en “El Origen Americano de pueblos europeos” (1967) y que destacan que la historia de la humanidad es muy diferente de la que nos han enseñado: América no sería el nuevo continente, sino el más antiguo de todos. Conclusiones apoyadas en la experiencia y documentación bibliográfica y etnológica.

Del primer capítulo del libro, cuyo lanzamiento se hará en los próximos días; “Historia documentada del descubrimiento de las Cuevas de los Tayos”  me permito  con permiso del autor, El Dr. Gerardo Peña Matheus,  extraer un párrafo en el que nos transmite su percepción al conocer a Juan Móricz en el mes de junio de 1969.

“Mi secretaria pronunció telefónicamente  un  nombre  totalmente  desconocido  para  mí, anunciándome que  el  señor  Juan  Móricz  se  hallaba  presente  en  el  bufete  y  deseaba  tratar conmigo un asunto legal de transcendencia y de sumo interés para el país”

“Salí a conocerlo y me encontré con un individuo quizás de cincuenta años, alto de cuerpo, piel blanca-rosada, abundantes cabellos canos, rostro apacible, nariz recta, ojos verde-azules penetrantes, frente amplia, mentón prominente, orejas proporcionadas, rectas y con abundantes lóbulos pendientes, rasgos marcados por la intemperie, aspecto campechano,  espaldas anchas, camisa a cuadros de manga corta, pantalón bombacho ajustado a la cintura por un grueso cinturón de hebilla grande, zapatos toscos de cuero fino, gestos nerviosos que denotaban ansiedad pues pude notar, mientras me acercaba, que se paseaba por el vestíbulo en forma inquietante. Al darle la mano para saludarlo experimenté una sensación vital de fortaleza, receptividad y franqueza que de inmediato se transmitió a mi persona y me dispuso psicológicamente a escucharlo con atención”

 

Explorando su aspecto humano hemos recogido las impresiones de sus amigos en Guayaquil y Argentina, que lo muestran como un auténtico caballero; con conocimiento y educación extraordinarias, de fuerte carácter. Como dijo uno de sus colaboradores más cercanos: un auténtico hombre, en toda la extension de la palabra. Así definen al sabio sin papeles que descubrió que el antiguo centro de difusión cultural de América y del mundo estuvo en Ecuador, quien fue el descubridor oficial de las cuevas de los Tayos y la biblioteca metálica, quien invirtió en traer a estudiosos, epigrafistas y linguistas de la talla de Gabriele D´Anunzio Baraldi y Tívor Barat. Quien planeaba realizar un Congreso Multidisciplinario Internacional para dar a conocer y discutir sus descubrimientos.  Fue Móricz quien encargó el monumental trabajo de traducir el “Origen de los Indios del Nuevo Mundo” de Fray Gregorio García.  Al cumplirse este 27 de febrero, 20 años de su partida solo me queda expresarle:        

“Hadd kövessem a lépéseit, és találjam meg azt, amit Ön megtalált”.                                     

 (Déjeme seguir sus pasos, y descubrir lo que Usted descubrió)

 

Termino este artículo, invitándolos a aproximarse al libro escrito por el doctor Gerardo Peña Matheus, titulado: “Historia documentada del descubrimiento de las Cuevas de los Tayos”.  Un texto que parte de la evidencia documentada, que solo podía estar disponible a través de su abogado; en las transcripción de grabaciones; fotografías y recortes de prensa.  Una obra fundamental, concisa, seria. De dicho trabajo, reproduzco un extracto de las declaraciones de Móricz, en el primer capítulo de “Historia documentada del descubrimiento de las Cuevas de los Tayos”

“He dedicado mi vida a desentrañar los antiguos misterios de la historia humana, pues debo decirle que, tal como la conocemos ahora, está totalmente falsificada y dirigida a confundir al género humano.  Entre los misterios que trato de dilucidar está conocer el origen de los Magiares y esta búsqueda me ha traído a América ya que, basado en la mitología Magiar, he tratado de localizar en este continente los lugares que ella describe con lujo de detalles, habiendo logrado identificar muchos con asombrosa precisión, entre ellos, la localización y existencia del mundo subterráneo de América.  Debe usted saber que la existencia del mundo subterráneo en el  planeta Tierra es una realidad no sólo geográfica sino histórica, arqueológica y mitológica.  El mundo subterráneo está integrado por miles de kilómetros de túneles, grutas y cuevas construidas y acondicionadas por la mano del hombre en las entrañas de la Tierra, en las cuales ha sobrevivido la humanidad en las épocas más aciagas de su historia.  Si nosotros estamos aquí hoy dialogando es porque nuestros ancestros lograron sobrevivir a grandes conmociones y tragedias cósmicas, caso contrario no existiríamos y se habría acabado la humanidad.  No viene al caso explicarle ahora la razón de ser, el sistema de construcción y el por qué de la subsistencia del mundo subterráneo, solamente debo decirle que lo he descubierto y que en América, concretamente en este país, se encuentra una de las entradas a la cual he tenido acceso y la he investigado encontrando en ella . . .”

(1) Los datos proporcionados por J. Stagnaro dicen que la ciudad se llama Haruatnadals. Lo que es aceptable tomando en cuenta que en el pasaporte (facilitado por G. Peña ), los datos estàn escritos en manuscrita.  Otra Información desde Hungría indica que la ciudad de nacimiento es Körmend, en la misma provincia de Vas.

(2) “Lírico y profundo”,  Guillermo Aguirre.

J. Stagnaro nos indica Auste: Austral o al Sur; Erría: tierra. Por lo tanto el significado sería “Tierra Austral”

 

 

(Rev. 18/02/2011)

Categorías: Uncategorized | 2 comentarios

Navegador de artículos

2 pensamientos en “Móricz, Ecce homo

  1. luis

    exelente web amigo Palacios, siempre estare por aqui preguntando y aprendiendo, que las bendiciones nos cobijen a todos

  2. Rolando Chavez Lobo

    Hay una pieza cuya parte terminal o extremo de la hebra se encuentra en el valle de Tarim,en la provincia de Xianjiang en China.
    Ahi se encontraron evidencias de un remanente de la raza blanca,con definidos razgos anatomicos nordicos.Subsisten los remanentes lenguisticos y culturales encontrados en los Torcarios.Nombre con el cual son conocidos por la etnografia.
    La hipotesis de Moricz, tiene un elemento de gran comprobabilidad con estos antece-
    dentes, no le parece?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: