Iquitos, tierra mágica

Con el propósito de difundir acerca de la investigación que venimos realizando desde hace mas de una década, nos dirigimos a la ciudad de Iquitos, en la selva amazónica peruana.  Ya que a Iquitos solo puede llegarse por vía fluvial o aérea, luego de descartado el viaje inicial partiendo desde el Coca, Ecuador y bajando por el río hasta la Mazán y de allí a Iquitos, se consideró por cuestiones de logística hacerlo por avión.  

El monopolio de LAN en Perú se evidencia en las largas colas para el check-in y la pésima atención de sus empleados, quienes solo decían: “es normal”, tiene que esperar. Ventajosamente teníamos una escala en Lima de 6 horas, que transcurrieron en la fila para entregar el equipaje que iba a Iquitos, pese a que en Guayaquil se suponía que ya lo habían dirigido directamente hacia allá.

Finalmente llegamos a la calurosa ciudad de Iquitos, ciudad en la que nos sentimos identificados no solo por su gente, sino por su energía y vibración especial. Como investigadores de los “Enigmas de la mitad del mundo”, continuamente visitamos las comunidades indígenas, para departir con nuestros hermanos, aprender de ellos, ayudarlos en lo que necesiten. Esa conexión es lo que me separa de los investigadores que sacan sus propias conclusiones sin preguntarles nunca a “los dueños de casa”, y hacen caso omiso de sus recomendaciones, tradición oral y cosmovisión.

Nos alojamos en un hotel en las afueras de Iquitos, donde se estaba realizando el  7th Shamanism Conference (July 16th – 22th, 2011). La presencia de nuestros buenos amigos y maestros Klaus Dona; Korina Muller y Ananda Bossmann, así como la del escritor Graham Hancook, nos mantenía a la expectativa, sin embargo un poco antes ya sabíamos que de este grupo solo Ananda estaría en Iquitos para dar una serie de conferencias. Fuimos recibidos por el organizador y asistimos a la presentación de los Shamanes y artistas que utilizan la Ayahuasca y sus visiones como fuente de inspiración. Era indudable que los mas representativos artistas habían sido adiestrados en la escuela de Arte Usko-Ayar  personalmente por el gran Pablo Amaringo, quien falleció hace pocos años, y cuya obra está inmortalizada en el libro “Ayahuasca visions”.  Los shamanes se habían congregado desde diferentes regiones de nuestra hermosa Amérika, desde Colombia venía por ejemplo Taita Juan Jamijoy;  y de la comunidad Shipibo, Elisa Vargas, quien nos comentó los resultados de utilizar la Ayahuasca y las dietas en el tratamiento de Rehabilitación de Drogas y Alcohol, algo que seguramente resulta chocante de aprender en una sociedad occidentalizada.

Al día siguiente nos levantamos muy temprano, como estamos acostumbrados y nos dirigimos al Puerto de Productores para conocer de cerca el movimiento comercial y de tránsito desde Iquitos hacia otras latitudes. Sabíamos que en este viaje no teníamos mucho tiempo, pero siempre es bueno estudiar las posibilidades para próximos viajes. Desde aquí puede irse por vía fluvial a Colombia, Ecuador y Brasil. Luego desayunamos un plato típico de la región, Taparashca de Lagarto y carne de lagarto con Tacacho y Juanes, acompañado de una cerveza “Iquiteña”, una delicia. Durante nuestra permanencia en esta bella ciudad, degustamos insólitos banquetes entre los que podemos nombrar, para no herir la susceptibilidad, cecina de ronsoco (capibara) y sachavaca (tapir), lagarto a la plancha y hecho chicharrón; carne de culebra, rana. La mayoría de estos animales son reproducidos para comercialización, de estas exquisiteces debo recalcar el Tucunare, un pez muy valorado como especie ornamental, cuya carne a la plancha y en Taparashca (una especie de guiso con tomates, cebollas y un caldo espeso con hierbas aromáticas y algas fluviales de la región). Mientras visitamos la hermosa propiedad de Santiago Alvez, donde cría ronsocos, sachavacas, tortugas y paiches, entre otras especies, exclusivamente para consumo humano y exportación. Nos enteramos de leyes tan absurdas como el hecho de que está permitido el consumo de ciertas especies en peligro de extinción, pero está totalmente prohibido su reproducción en vías a la  exportación como peces ornamentales.  El paiche, un pez carnívoro que llega a medir hasta 5 metros, tiene una carne muy versátil, que puede usarse tanto para un delicioso cebiche peruano adobado con algas amazónicas, ahumado (con un cierto sabor a jamón serrano), a la plancha (con un sabor fuerte y penetrante pero absolutamente delicioso); frito (en su propio aceite), en chicharrón y patarashca. Según escuché, en los mercados asiáticos se ha llegado a pagar hasta 300 dólares por un kilo de paiche, yo por mi parte me abastecí con mi provisión de paiche ahumado, que lastimosamente fue retenida en la aduana a la salida del Perú, así como mi provisión de guaraná, cauje, etc.

 Muchos se preguntarán, por qué si fui a dar una conferencia, no he hablado casi nada sobre el Congreso al que asistí, y es porque tuve algunos inconvenientes. Los pasajes, estadía y alimentación corrieron por cuenta propia, y sin embargo me pedían que cancele el valor del congreso como otro asistente más a lo que me negué rotundamente. Imagínense el cancelar por ir tan lejos a compartir conocimiento, que ha costado años obtener. Debo decir que me sentí humillado, sin embargo en nosotros siempre habrá la mejor de las actitudes para atender invitaciones del extranjero, siempre y cuando estas valoren el trabajo investigativo en arqueología, antropología y lingüística que venimos realizando con dedicación y seriedad.

Yo me pregunto, acaso cuando vienen los “expertos” a dar conferencias en nuestros países,  no nos desvivimos en facilitarle los pasajes, el mejor hotel, alimentación, agua de manantial de malasia, tenemos que llevarlos a Galápagos (que es la única razón por la que “aceptan de mala gana” venir a dar conferencias en nuestro país), debemos incluso conseguirle “compañía”. Todo para que vengan, hablen 2 o 3 anécdotas sin sentido, desesperados siempre con que se acabe la hora, porque ante todo, no pueden “regalarnos” mucho de su sabiduría. ¿Estoy siendo demasiado irónico acaso, o estoy comunicando una “realidad incómoda”?.

Sin embargo debo ser imparcial y decir que luego de ciertas aclaraciones, se me permitió dar la conferencia, quizás no con la motivación inicial, pero debía, como representante latinoamericano, mostrar seriedad ante todo.

Durante  En ese trayecto de tiempo pudimos conocer a un sinnúmero de personas, entre ellos Ananda Bossman, un maestro, sabio. Si pudiera definirlo en una palabra sería “Principito” (refiriéndome al libro de Saint-Exupéry). Lastimosamente no pude asistir a su conferencia, que era la que mas me interesaba, porque se realizó el viernes, y el jueves yo ya estuve de regreso en Ecuador.

 Otro personaje fue un Richard  Vela Pinedo, quien nos recogió como chofer del hotel donde estábamos, y a quien reconocimos como un verdadero maestro, en todo sentido. Haber conocido a Ananda y Richard, fue suficiente para nuestra búsqueda. Al menos por esta ocasión.

Categorías: Uncategorized | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “Iquitos, tierra mágica

  1. pedro

    Un rico comerciante encontro en un lugar especializado en arte antiguo en egipto una rara pieza. Pregunto ¿Cuanto vale? y el responsable le dijo una exorbitada cantidad. El comerciante en silencio le miro y despues le dijo :” Si tiene precio no vale tanto” y se alejo. El encargado detras de el le pregunto ¿Que precio seria el adecuado para usted? se volteo y le dijo esperaba que me dijera que no tenia precio y se alejo.

    “Lo valioso no tiene precio y si lo tiene no lo es tanto.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: