UWISHIN, EL SABIO SERPIENTE

UWISHIN, EL SABIO SERPIENTE

Este 21 de Enero, fui invitado a la Asamblea Anual de Uwishin Shuar, un evento al que solo asisten los shamanes conforman el Consejo de Uwishin Shuar.  De esta manera nos emprendimos en un viaje a Sucúa, paraíso de la amazonía, en la hermosa provincia de Morona Santiago. La invitación la hicieron Ricardo Tsakimp y el buen amigo Denis Leblanc.

En la cosmovisión del pueblo Shuar, la existencia del Hombre se desarrolla a la vez en dos mundos: un mundo visible y un mundo invisible. Los dos influyen sobre nuestra vida diaria y son influidos también por ella. Estos dos mundos se ínter penetran y se influyen mutuamente.

El mundo invisible está presente tanto dentro de nosotros como fuera de nosotros y, al igual que el mundo visible, está lleno de vida, de entidades vivas. Pero como no las vemos, no podemos sino sentirlas. Por falta de vocabulario, llamamos comúnmente a estas entidades: espíritus. De ahí el término “mundo de los espíritus”.

El CUWISH, consejo Uwishin shuar, en alianza con la FICSH, federación Interprovincial de Centros Shuar; y con el respaldo del Ministerio de Salud Pública y de la Municipalidad de Sucúa; luego de la Asamblea hicieron el Lanzamiento de la Medicina Ancestral  Shuar, evento en el que se hizo la presentación del nuevo proyecto de integración de la Medicina Tradicional en dispensarios de Salud Pública.

 

Entre los Shuar, algunos seres, los Uwishin, según condiciones rigurosamente definidas, son capaces de ponerse en contacto y de percibir con una enorme lucidez las energías del mundo invisible.  La palabra Uwishin significa: sabio. Asumir esta función implica grandes responsabilidades, ya que es  un  guía espiritual,  un curandero del cuerpo físico y psíquico y  un consejero sagaz (Protagonista social). Es un “Armonizador” entre los dos mundos. Con los conocimientos que posee y su tacto, puede contribuir a equilibrar las energías de los dos mundos pues instaura el estado de “salud”.  La mayoría de los Uwishin han nacido con un don natural por la práctica chamánica. Y luego numerosos años de sacrificios y de estudios al lado de diferentes maestros, así es como logran tomar conocimiento del mundo invisible en un estado de trance extático que se alcanza por la ingestión de una medicina especial de tipo vegetal.

Con la presencia de las autoridades del pueblo shuar, las del gobierno  autónomo de Morona Santiago y de Sucúa, fuimos partícipes de un programa que comprendía desde la introducción a la medicina ancestral shuar, hasta los resultados obtenidos, en muchos casos dramáticas curaciones que no han sido registradas y difundidas adecuadamente. Por tal razón mediante un convenio entre la medicina alopática representada en el Ministerio de Salud Pública y la medicina tradicional, representada en el CUWISH,  para tratar y documentar casos de enfermedades llamadas “incurables”.  Hace un año, en nuestro viaje a Iquitos, investigamos acerca del tratamiento de adicciones utilizando el mismo principio.

Entre los Shuar, esta medicina se llama “natem”. Generalmente es más conocida por el nombre “ayahuasca”. Se prepara con una liana que se pone a hervir durante muchas horas. En la preparación se mezcla una o mas hojas de otras plantas para conseguir el efecto deseado.

Esta bebida amarga ayuda al Uwishin a penetrarse en el mundo espiritual. Las propiedades del ayahuasca aumentan sus facultades perceptivas entonces el puede ver o sentir los desequilibrios en la energía de una persona o en el medio ambiente, lo que le permite entender la causa de las enfermedades.

Por sus conocimientos y su tacto, el va a equilibrar las energías y restablecerá el estado de armonía. Utilizará, en caso de ser necesario, plantas medicinales y todas las técnicas que conoce.

Participamos de la ceremonia, junto al alcalde y otros invitados, experimentando en carne propia los beneficios de la ceremonia del uwishin, el hombre serpiente, el sabio.  Pasamos toda nuestra vida leyendo libros, yendo a escuelas, colegios y universidades, acumulando títulos y certificados, intentando llenar un vaso que siempre permanece medio vacío o medio lleno, así entendemos al conocimiento. Pero la sabiduría no es un vaso que se llena sino una llama que se enciende.

Categorías: Uncategorized | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: