Köszönöm Magyarország

® Tayos Cave – Manuel Palacios (Texto y fotografías), 2012

Auspiciado por el Ministerio de Cultura y gracias a la cooperación de la Embajada de Hungría en Buenos Aires (Ecuador no tiene embajada y/o consulado operativo) en las personas de la consulesa Judit Házi y su asistente Isabel Zumpf, a quienes públicamente expresamos nuestro sincero agradecimiento. Después de más de 30 horas de viaje, en un viaje de 7 escalas, arribamos al aeropuerto de Budapest, donde me esperaba Győző Istenes, el buen amigo “Morona”. Había tenido la oportunidad de conocerlo cuando, en compañía de la investigadora Ágnes Golenya; y había visitado con ellos la comunidad Tsáchila de Chihuilpe.  Habían comprobado así mis estudios lingüísticos, que sostenían (siguiendo el trabajo de Móricz) que el grupo lingüístico shillipanu era afín a la lengua magyar a través de las raíces de ésta, la lengua sumeria.

El aeropuerto de Budapest, al igual que todos los de europa, está ubicado a una prudencial distancia de la ciudad, lo que hizo que el trayecto durara alrededor de una hora. Nos dispusimos a descansar lo que restaba de la noche, lo que resultó muy difícil. Habían muchos sentimientos encontrados, mucho por pensar y preparar ya que partiríamos a Körmend al día siguiente, donde se realizaría el Congreso de Prehistoria al que habíamos sido invitados por Móricz János Kulturális Egyesület.   No habíamos recorrido más de 10.000 kms ante la oposición y obstáculos, solo para ir a dormir, había mucho trabajo por hacer.

Desayunamos con Teszsalami, un embutido hecho a partir del cerdo mangalica, una variedad típica de la cuenca de los cárpatos y muy valorada en el extranjero, llegando a costar alrededor de 40 dólares el kilo. Hungría no sólo sería una sorpresa intelectual sino también gastronómica. Pero esto será parte de otro artículo.

Fuimos al lobby del President Hotel, en Hold Utca (No imaginan lo dificil que es decir por la calle Hol van Hold Utca?-Donde está la calle Hold?  y que nadie te entienda debido a la pronunciación). Allí nos encontramos con el Dr. Gerardo Peña Matheus y la investigadora Ruth Rodríguez Sotomayor, quienes habían viajado a cumplir con la misma misión por la que estábamos allí: No dejar que los temas que tanto habían apasionado Móricz como  el Origen americano de los pueblos europeos, las Cuevas de los Tayos y la biblioteca metálica  legado de una antigua y avanzada civilización, queden en el olvido.

Viajamos en algunos vehículos, en mi caso viajé junto a Péter Hoványi y su esposa Réka. Peter residió en ecuador en la década de los 90 y fue amigo de Zóltan  Czellar, asitente de Móricz; por tal motivo las 4 horas de viaje entre Budapest y Körmend transcurrieron en una amena charla donde abordamos desde los topónimos comunes a Ecuador y Hungría, las expediciones a los Tayos y sus diferentes protagonistas. Conversamos también del Ecuador que él conoció y el que es actualmente.

Llegamos a Körmend (Móricz nació en Horvatnadaljai, actualmente en su jurisdicción). Al día siguiente nos dirigimos al castillo Batthyány, donde se desarrollaría el Congreso de Prehistoria. Recordemos que Körmend (“asiento de reyes”) fue una ciudad a la que el rey Bela IV dio privilegios de centro mercantil en el año 1244. Luego la propiedad pasó a propiedad de la familia real Batthyány, quienes la mantuvieron hasta que fue expropiada por los comunistas.

Luego de una espléndida cena nos dirigimos hacia la panzió donde los organizadores del congreso había tenido el acierto de hospedarnos con algunos destacados eruditos, con quienes conversamos y confrontamos teorías hasta la madrugada.

El día de la inauguración, fui sorprendido por algunos admiradores que conocían artículos que había escrito para la revista EXPLORER, así como las traducciones que  János Móricz Kulturalis Egyesulet, ha puesto a disposición de los hermanos húngaros. No voy a dudar que me sentí halagado cuando una jovencita mandó a preguntar con su madre si podía pedirme un autógrafo. Cuando le pedí que se acercara, me comentó en fluido inglés que conocía el trabajo que venía haciendo junto a Géza Varga y lo relacionado a las Cuevas de los Tayos y que consideraba un honor el conocerme y pedirme un autógrafo. Yo le contesté que era para mí un honor recibir muestras de aprecio intelectual a más de 9.000 kms de mi tierra natal, lugar en el que no he recibido jamás un reconocimiento como éste. Este fue tan sólo el inicio de muchas atenciones que recibí en Hungría de parte de nuevos amigos y colegas con quienes estaré eternamente agradecido.

Cual fue la sorpresa al ingresar al teatro donde iba a realizarse el congreso y ver que estaba a “casa llena”, la concurrida asistencia había sobrepasado la capacidad de 500 personas del teatro.

Alguien me comentó: “Si en ecuador pudieras organizar congresos así y las personas den un valor simbólico por su asistencia, podrías dedicarte a investigar y viajar dando charlas”. Yo sonreí y le respondí que en mi país las personas solo irían a conferencias sobre esta temática si la entrada era gratuita y si daban algún refrigerio o regalaban libros. Una cruda y triste realidad.

El arduo trabajo de Agnes Golenya junto a Zoltan Varga, vicepresidenta y presidente de la Móricz János Kulturális Egyesulet, que se concretaba en este congreso de Prehistoria, se reflejaba en cada detalle de la puesta en escena, el interés de los asistentes, muchos de los cuales conocían de antemano y gracias a las traducciones realizadas de nuestro trabajo (Agradezco a Dóra Frank) en profundidad el trabajo que venimos haciendo hace más de una década y con fondos propios, sin ningún tipo de apoyo gubernamental y ante el desdén y quemeimportismo de la comunidad científica, que aún basan su concepción de la historia en escritos parcializados que no llegan ni a 500 años de antigüedad. Menospreciando la tradición oral hemos negado el sitial que Amérika ocupó como centro de conocimiento y difusión cultural en épocas pasadas. Hemos aceptado sin chistar los criterios despectivos en los cuales los antiguos americanos eran poco menos que animales sin cultura, sin historia y sin espiritualidad.

Después del discurso de apertura, Zoltan expuso una biografía breve de Juan Móricz, donde explicó su vinculación a América, sus primeros viajes en la década de los 30, la familia que vivía en Buenos Aires, la guerra, etc. Esto permitió profundizar un poco más en la vida de este gran hombre, con virtudes y defectos como cualquiera de nosotros pero con un objetivo claro: dilucidar el origen del hombre en la tierra, hacia donde vamos y de dónde venimos.

Agnes Golenya en su intervención explicó como fue su vinculación a la historia de Móricz, y como ésta junto a sus viajes a Perú, Bolivia y Ecuador influenciaron sus dos últimos libros. Leyó extracto de uno de sus libros en el que habla sobre Paolo Koszma (Juan Móricz) y su vinculación con el mundo subterráneo.

Luego el Dr. Gerardo Peña Matheus quien como abogado de móricz y portador de la documentación pertinente, con concretado en su libro “Historia documentada del descubrimiento de las cuevas de los Tayos”, un caudal de información de fuente directa.

Lo más resaltante del libro de Peña Matheus es la transcripción de audios de las exposiciones de Móricz en diferentes esferas, entre ellos la Casa de la Cultura; la entrevista con la cúpula de la Iglesia mormona y la comunicación con algunos de los personajes involucrados.: Von  Däniken queda al descubierto y Pino Turolla es el encargado a través de su imparcial texto “Beyond the Andes” de mostrar a Petronio Jaramillo como un mentiroso patológico, alguien en el que nadie en su sano juicio podría confiar.

Luego vendrían las conferencias de Geza Kisteleki, de quien ya teníamos conocimiento sobre su contacto y sobre el trabajo que viene realizando desde hace más de una década, Geza había tenido la gentileza de enviarnos su libro The History of the Earth and the Cosmos,  donde expone de que la historia de la humanidad es más antigua en sus orígenes de lo creamos y estamos dispuestos a aceptar.  Geza revela los secretos de dos sets de planchas de oro halladas en Transilvania que dan  un mensaje de esperanza y apoyo. También expone sobre los ARVISURAS, donde se habla de contactos cósmicos antediluvianos y libros revelados en los que se habla de una serie de islas en el pacífico, posiblemente Lemuria o MU, donde eatría el origen cultural del hombre terrestre.

Esto está estrechamente ligado a una tradición de creación del pueblo Guancavilca en Amérika, la de Chipipe, palabra en la que están cifrados 3 elementos de la creación: el árbol de la vida CHI, el agua PI y la luna PE. El árbol primordial, de achiote (MU en lengua shillipanu) surge en el océano de aguas primigenias, así mismo de la misma agua surge el espíritu de creación, del agua y la escritura, el PILLALLAU, quien rasga el tronco de MU. Al derramarse la savia del árbol rojo sobre el mar se crea la primera tierra, sin divisiones y luego del árbol mismo caen semillas que son los primeros hombres, los hijos de MU.

Luego el turno sería para Géza Varga, autor de decenas de volúmenes sobre escritura Szekely (antigua escritura skita o escritura de los Hunos), con quien hemos escrito algunos artículos en conjunto (uno de ellos publicado en húngaro por la Municipalidad de Körmend en su boletín cultural mensual) sobre la similitud de la escritura szekely con los símbolos encontrados en los petroglifos de catazho, en el Cantón Limón Indanza.

Ese día también daría su conferencia (lastimosamente solo en húngaro y sin traducción simultánea) Péter Szilvasy, erudito seguidor del trabajo de Tíbor Barat.  Una cosa digna de resaltar en Péter es su profunda fé y misticismo religioso que no opaca en ninguna manera su trabajo como investigador.

La investigadora Ruth Rodríguez nos impresionó aun más con su trabajo dedicado, honesto y  muy bien documentado. Teníamos contacto con ella hace más de 3 años por vía elecrónica, y hace menos de un mes habíamos podido compartir con ella en la presentación de su libro Origen Preamericano de la Informática. Un valioso volumen, en el que analiza con pruebas contundentes, el uso similar del que hacían los nativos americanos  y los sumerios en épocas precolombinas de las cuentas perforadas con escritura ideográfica y como método de cálculo, y como esta escritura cumplía con la función básica de la informática que es: registrar, analizar, ordenar y guardar resultados, la diferencia es que la informática ancestral hacía que esos resultados se guarden en el cerebro. Ruth enfatizó en la necesidad de acercarse a las fuentes autorizadas, que son los sabios guardianes de la tradición sagrada, para no dejar que este conocimiento duerma en el sueño de los siglos.

El segundo día del congreso, tuvimos el honor de abrir el ciclo de conferencias, y junto al traductor y amigo Zoltán Botta, expusimos el tema “Amérika prohibida”, en el que comenzamos con erradicar el paradigma con el que se sustentó la conquista, colonia y menosprecio a Amérika: La ausencia de escritura y por lo tanto de sistemas de registro histórico en Amérika, salvo contadas excepciones (en las que han interpretado de las manera que les convenga sus criterios). Sin embargo mediante un cuadro y mostrando imágenes expuse no sólo que Amérika tuvo escritura sino que esta escritura es similar en forma y significado a antiguas escrituras encontradas tanto en la zona de Sumer, como en zonas de los antiguos Eskitas. Partiendo desde mi zona de trabajo, Ecuador, me trasladé al Norte y al Sur, y luego centrándome en colecciones prohibidas por su contenido e iconografía como la mítica Colección Crespi (20 años de estudio y un 40% de las piezas interpretadas y decodificadas), Colección de piedras de la Maná, tema que no profundizamos ya que el destacado investigador Klaus Dona ya había el día anterior dado una charla magistral sobre los Hallazgos de Osamentas de gigantes en Ecuador, y sobre las piedras de la Maná, su iconografía y la identificación de la numeración y escritura de algunas de sus piezas.

También compartimos nuestro trabajo en torno al desarrollo de un sistema de desciframiento epigráfico universal, aplicable en escritura ideográfica y en algunos casos  silábica, en el que lo más importante no es la lengua sino la idea transmitida con el símbolo.  Los símbolos en cuentas o fichas perforadas, cerámica, piedra, etc.  funcionaban a manera de “interruptores” o “llaves de accesos” a dicho conocimiento almacenado. Esto es lo que venimos realizando desde hace más de una década con los petroglifos que encontramos en la “tierra de la mitad”, y que nos ha permitido con medios poco ortodoxos accesar a información que permanece oculta y restringida a la mayoría de estudiosos y científicos tradicionales. Es un hecho simple: No se puede entender el conocimiento de un pueblo sin entender y practicar sus métodos de acceso a dicho conocimiento y sobre todo sin el respeto a su cosmovisión.

Usando este sistema expusimos el desciframiento de algunas piezas de la Colección Crespi, y de petroglifos aledaños a las cuevas de los tayos y los de Catazho, entendiendo que algunos de ellos son en realidad mapas líticos que muestran o indican detalles al interior de las galería que nos permiten ubicarnos hacia donde debemos ir. Lastimosamente la falta de presupuesto, ya que lo que podemos ahorrar es insuficiente para expediciones de esta naturaleza que debería ser responsabilidad del Estado Ecuatoriano financiar, nos mantiene detenidos hace más de 6 meses en las exploraciones.

El Congreso de Prehistoria de Körmend, y nuestra visita a Hungría en general nos permitió conocer personalmente a algunos investigadores

En próximas entregas estaremos compartiendo con nuestros fieles lectores (ya llegamos a más de 20.000) un resumen ilustrado con fotografías de la exposición en Körmend. Así como la de la exposición en Budapest y las diferentes actividades culturales que realizamos en esos escasos 10 días.

El Congreso de Prehistoria de Körmend finalizó con una rueda de prensa y a partir de la misma una serie de elogios y también críticas. Sin embargo lo positivo siempre tendrá más peso, ya que nos constituímos en pioneros de un polémico trabajo de difusión,  enlazando territorios luego de mucho tiempo, territorios unidos por la cultura, lengua ancestral y la opresión. Ahora queda algunos puntos a desarrollar, como la implementación de una embajada o al menos un consulado operativo de Hungría en Ecuador, la búsqueda de fondos para investigación binacional, y la creación de un Centro Cultural Ecuatoriano-Húngaro, pero recalcamos, esto no es el trabajo de una sola persona, sino debe ser el fruto de los esfuerzos del Estado, y por supuesto debe reconocerse a quienes hemos estado trabajando en esto tanto tiempo.

El congreso no hubiera estado completo, sin la visita que hiciéramos antes de partir para Körmend a la casa donde nación Móricz en Horvatnadaljai, en donde depositamos tierra de Amérika y recogimos tierra de Hungría, en un acto simbólico con el que enlazábamos las 2 tierras, como siempre lo quiso, por eso a lo largo del congreso sentimos siempre su presencia, como espectador, como crítico pero sobre todo como amigo y mentor.

Gracias Juan Móricz.

Gracias Agnes Golenya.

Köszönöm Magyarország

(Gracias Hungría)

Én Hamarosan visszajövök

(Estaré de vuelta pronto)

Categorías: Uncategorized | 5 comentarios

Navegador de artículos

5 pensamientos en “Köszönöm Magyarország

  1. We are waiting for you! VÁRUNK RÁD! Üdvözlettel,Andrea

  2. Gabor Virag

    Thanks for everything!! The truth is going to win!!! Virag Gabor from Australia

  3. i don’t understand the article but i love the picture of the house… can someone translate it for me?😉

  4. i want to read that book… “the history of the earth and the cosmos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: