Encuentro con mujeres extraterrestres.

13 Películas y series imperdibles sobre extraterrestres

A pocos días de mi viaje a Europa allá por el año 2001, estaba en los ajetreos típicos de los que se mudan a otro país. Obsequiando a algunos amigos mis pocos libros hechos artesanalmente de Enigmas del Ecuador, una antología de misterios de mis país único en su género y necesario para saber que teníamos hasta aquella época, en cuanto a enigmas , me desplazaba a la biblioteca  Antropológica del Banco Central del Ecuador que se encontraba en la calle 9 de Octubre y Antepara  junto al antigua Embajada de Los Estados Unidos  a donar uno de mis ejemplares. A la entrada hacia la izquierda estaba un guardia al cual le indique que subía a entregar un libro. Me pidió ver el libro y se quedó pensativo y me dijo por favor cuando usted baje deseo hablarle  de algo importante. La verdad es que me quedé intrigado y subí estuve uno 15 minutos y luego al bajar me acerqué al guardián el cual me contó lo que a continuación les voy a relatar. A estas alturas ya nada me asombra y sinceramente viéndole a los ojos y su expresión pausada cuando me lo narraba  sabía,  percibía  honestidad en sus palabras.

El Relato.

Gabriel Antonio Flores C. de 43 años nacido en Guayaquil en 1959 en aquella época trabajaba de guardían en el Museo Antropológico  y Biblioteca del Banco Central del Ecuador en Guayaquil. Me comentó que cuando  tenía 24 años  había ido de paseo a visitar a unos parientes a la hacienda Laurita en el km 37 vía Jipijapa. Estando ahí se fue caminando a un árbol que estaba cerca de la casa donde se sentó   eran las 11  de la mañana, estando un rato ahí de repente sintió que junto a él aparecían 7 seres femeninos de 1 metro de altura más o menos. Las describió como calvas, ojos grandes rasgados hacia arriba, nariz pequeña casi como unos orificios, un poco puntiaguda, pequeñas orejitas y de piel plomiza. Ellas le indicaron telepáticamente en español que no se preocupara y que iban a darle satisfacciones para él. Al comienzo le pusieron una inyección sin dolor en la región lumbar y posteriormente lo comenzaron a tocar, acariciar en el cuerpo, procediendo después una a una a tener relaciones sexuales, subiéndose ellas encima de su pene. Me comentaba Gabriel, que gozó como nunca lo había hecho en su vida, y que nunca ha vuelto a sentir ese mismo placer con ninguna mujer después de muchos años transcurridos. No hubo eyaculación y sintió unas fuertes descargas eléctricas en el orgasmo, era como si vibrara. Ellas gozaban y se movían como cualquier mujer humana. Sus cuerpos eran perfectos aunque pequeños, con sus senos bien formados y el pubis sin vello.

Mientras una mantenía relaciones , las otras lo tocaban en ciertas partes de los brazos, cuello y otras partes del cuerpo y gozaba maravillosamente. El ambiente  no era el campo, se sentía fresco, era una especie de mesa plateada en un cuarto. Cuando despertó de esa realidad eran las 2 pm pero del día siguiente y cosa curiosa no tenía una sola picada de mosquito, cosa que era extraña pues quedó expuesto a esos insectos, si hubiera estado a la intemperie durante un día con su noche.

Su familia lo estaba buscando sumamente angustiada y no lo encontraban, cuando se supone que estaba cerca a la casa, hasta que fue Gabriel quien entró caminando a la casa de la hacienda creyendo que era el mismo día y que había pasado apenas un par de horas. Cuando le dijeron el tiempo que había pasado se quedó muy sorprendido. Impresionado por el hecho comenzó a contarle a su familia, esposa y amigos cercanos, pero nadie estaba dispuesto a creerle. Su propia esposa pensaba que estaba poseído por fuerzas malignas y diabólicas. Y lo quizo meter a las iglesias protestantes para sacarle el demonio, mas ello no le satisfacía.

Gabriel  me contó que a los cuatro días del incidente, en el punto donde le aplicaron la inyección se formó una inflamación y luego una costra. Yo le sugerí que se haga una radiografía para ver si acaso tenía un implante con chip que es un sistema que utilizan estos seres para dar seguimiento a sus contactos.  Gabriel desde entonces  ha querido contactar con ellas más no ha podido  y me confesó que no le importaría dejar a la familia, trabajo con tal de que se lo lleven a su mundo. Para el su vida cambió en todo sentido. Ha buscado tener experiencias con otras mujeres tratando de encontrar ese gozo que sintió con las extraterrestres pero nadie le puede dar eso. Me indicó que sufría mucho  porque es como que le faltara algo a su vida. Ha leído  libros sobre extraterrestres, espirituales ha estado en grupos pero nada. Su vida cambió profundamente también en el plano de lo espiritual que lo hizo ver lo poco que valoramos la vida y el exceso de importancia que le damos a cosas intrascendentes.

Cuando me despedí de él  vi en su mirada una profunda pena una desesperación , ha salido al aire libre a regresado a ese mismo lugar para que se lo lleven , pero ellas  sus amantes cósmicas no han regresado. No he vuelto a tener contacto con él  espero que haya encontrado paz en sus angustiada vida.

Playas de Villamil 31de julio del 2014

Artículo de Raymond Román Maugé

Categorías: Uncategorized | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “Encuentro con mujeres extraterrestres.

  1. Pingback: Encuentro con mujeres extraterrestres. | MENADEL PSICOLOGÍA Clínica y Transpersonal Tradicional (Pneumatología)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: